Uncategorized

5 mandamientos del “home office”

01.- Acondiciona un espacio de trabajo cómodo

Debes de pensar que ese espacio preponderantemente debe de cumplir con las funciones de tu oficina; es decir, no debe de ser un lugar “muy cómodo”. Así que olvídate de llevar tu laptop a la cama o al sillón. Debe de ser un área en la que tu atención pueda ser enfocada a tus metas y deberes. En la medida de lo posible debe de ser un lugar aislado del resto de los espacios comunes de tu casa; evita trabajar en la sala, el cuarto de TV, el comedor o cualquier lugar en el que transite cualquier familiar o roomie. Lo recomendable es utilizar un cuarto de estudio o, en su defecto, una alcoba propia.

02.- Horarios específicos

Recuerda que así como tienes un horario de trabajo dentro de una oficina, vas a tener un horario de productividad en tu casa. Eso quiere decir que tus responsabilidades no dejarán de ser medibles por algún superior. En este punto es sugerible establecer un horario específico, en el que puedas medir tus avances cada dos horas, esto con la finalidad de que te concentres en lapsos específicos y no pierdas de vista tus metas.

03.- Metas específicas cada día

Establece un método estricto de producción con antelación diaria. Lo ideal es que en la noche dediques al menos cinco minutos de estratificación de tus responsabilidades: dar seguimientos a pendientes y establecer propuestas en tu jornada del día siguiente.

04.- Planea breves descansos entre cada objetivo

Puedes plantear bloques de tiempo en el cual se debe de atender algún aspecto de tu trabajo y entre cada uno de ellos, descansar. También podrías planear estos descansos conforme al alcance de algún objetivo diario; sin embargo, debes de ser consciente de que los periodos de trabajo y de descanso no deben de ser muy amplios. Por un lado, un periodo de trabajo largo te puede estresar, tomando en cuenta que vas a estar encerrado en tu casa; y por el otro lado, un periodo de descanso prolongado podría provocar que te distraigas con facilidad.

05.- Mantén claros los objetivos de la empresa

Perder la perspectiva en una situación de aislamiento es un escenario bastante común. Para evitar esta situación debes de recordar constantemente cuáles son tus prioridades. Si es necesario dejar algún letrero cerca de donde estés que te mantenga enfocado, hazlo. También puedes utilizar post-it, rótulos o cualquier cosa que se le asemeje para mantenerte concentrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *